Impuestos Seguro Decesos

A pesar de que casi todos los productos y servicios que consumimos incluyen en su precio el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), los seguros se constituyen como una excepción, pues ninguno de ellos incluye el IVA en el precio de su prima.

 

Según el artículo 20 de la Ley del Impuesto Sobre el Valor Añadido, las operaciones de capitalización, seguros y reaseguro no tienen que pagar el IVA. Sin embargo, se pagan ciertas tasas o “impuestos especiales” cuando nos llega el recibo del seguro. Estos cargos dependen del tipo de seguro que contrate, por ejemplo, no pagará lo mismo si contrata un seguro de coche que si contrata uno para una empresa. De entre estos gravámenes destacan el Impuesto Sobre Primas de Seguro (IPS), los recargos por fraccionamiento de pago de la prima o el Impuesto destinado al Consorcio de Compensación de Seguros (CCS).

 

Con respecto a la tasa del Consorcio de Compensación de Seguros, cubre algunos riesgos excepcionales que no asumen otras compañías de seguros, como pueden ser los daños por catástrofes naturales o aquellos producidos por coches robados, entre otros muchos aspectos.

 

El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) es un organismo público que depende del Ministerio de Economía y Competitividad. Uno de los métodos a través de los que se financia dicha institución es una tasa que se puede aplicar a un gran número de pólizas, que por obligación legal, hacen que recaiga en el Consorcio la responsabilidad última de las indemnizaciones. Por otro lado, el Impuesto Sobre Primas de Seguro (IPS) es un impuesto indirecto que se estableció en el año 1997 y que grava determinados seguros. El IPS supone un 6% del precio de la póliza sin aplicar ni recargos ni impuestos, es decir, de la prima neta.

 

Dicho impuesto se aplica normalmente a los seguros que tienen un volumen de primas muy cuantioso, como ocurre con las pólizas de responsabilidad civil, de hogar, de accidente, de coche, etc.

 

 

El último de los impuestos relevantes de los seguros en nuestro país son los recargos por el fraccionamiento del pago de la póliza. Muchas personas deciden fraccionar el precio de su seguro para pagar más cuotas de menor cantidad, sin embargo, este fraccionamiento deriva en una serie de recargos por intereses. Por lo tanto, ya sabe cuáles son los impuestos que pueden afectar al precio de su seguro de decesos y a otras modalidades de pólizas.

  • Tus datos
  • Compara
  • Contrata
Aseguradas/os
Aseguradas/os
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +