Hacer Seguro Decesos

Antes de explicar cómo hacer un seguro de decesos, debes saber que en los últimos años España se ha convertido en el país más caro de la Unión Europea para fallecer, como consecuencia de esto más de 20 millones de españoles han optado por contratar un seguro de decesos. Sin embargo, hay mucha gente que aún desconoce que es un seguro de deceso y en qué consiste.

 

 

 

Los seguros de deceso son pólizas destinadas, principalmente, a garantizar la tranquilidad de los familiares en los días de luto. A diferencia de otros seguros, los beneficiarios son las personas cercanas al asegurado. Se podría pensar que estas pólizas se basan únicamente en cubrir el sepelio y el asesoramiento a las familias, sin embargo las compañías aseguradoras ofrecen una gran cantidad de coberturas que hacen más fáciles los días de luto a los familiares.

 

 

 

En cuanto a las coberturas que ofrecen este tipo de pólizas encontramos dos modalidades: básicas y adicionales. Las coberturas básicas se basan en el servicio de sepelio, es decir la compañía asegurador se encarga de hacer frente a los gastos que pueda suponer el féretro, el coche fúnebre o la incineración del fallecido. Además las familias tendrán libertad a la hora de elegir la localización donde se llevará a cabo el funeral. Esta decisión es muy importante ya que varían los costes en función de donde se realice el sepelio. La segunda cobertura básica que presentan todas las compañías es el asesoramiento en temas jurídicos, en concreto, la tramitación de baja en el libro de familia, tramitación de la pensión de viudedad u orfandad, impuesto de sucesiones y obtención del certificado de matrimonio, entre muchos otras.

 

 

 

Por otro lado, encontramos las coberturas adicionales. A través de estas coberturas los clientes pueden adaptar su póliza de manera exacta a los que ellos demanda. En concreto podrán contratar coberturas como traslado y repatriación, asistencia en viajes, accidentes, hospitalización y parto, protección de pagos y servicios jurídicos. De esta manera las compañías aseguradoras hacen de los seguros de decesos un póliza flexible que se adapta a cada una de las necesidades que pueda presentar el cliente.

 

 

 

La mayoría de las compañías aseguradoras ponen a disposición de sus clientes hasta cuatro modalidades de prima para adaptarse las distintas situaciones económicas de los asegurados.

 

 

 

En primer lugar, se ofrece la modalidad Prima única, destinada principalmente a mayores de 65 años consiste en un único pago en el momento de la contratación de la póliza. Esta prima no sufrirá variaciones como consecuencia del aumento de los costes en los servicios funerarios.

 

 

 

En segundo lugar, la Prima Constante o Nivelada. Esta prima permanece siempre constante sea cual la edad del comprador. Esta modalidad sí conlleva cambios a como consecuencia de los costes en las funerarias. 

 

 

 

En tercer lugar, la Prima Natural. Se basa en una prima que irá subiendo como consecuencia de que la edad del asegurado es mayor y la probabilidad de fallecimiento aumenta con el tiempo. Además esta prima podrá variar en función de los costes funerarios. 

 

 

 

En cuarto lugar, se presenta la modalidad Prima Mixta, es decir, la combinación de las dos modalidades anteriores. En concreto, consiste en el aumento de la cuantía con el paso del tiempo hasta que llega un momento, previamente fijado, en el que la prima permanece constante. Esta modalidad también está expuesta a sufrir variaciones como consecuencia de los costes funerarios. 

 

 

 

A la hora de hacer una póliza de decesos se debe de tener claro que coberturas necesitamos y qué posibilidades económicas tenemos para elegir una u otra prima. De esta manera se contratará un servicio útil que se adapte exactamente a lo que nosotros queremos.


  • Tus datos
  • Contrata
Aseguradas/os
Aseguradas/os
Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí. Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +