Seguro Decesos Nivelado

Todo sobre el seguro de decesos nivelado aunque los seguros de decesos no son un tema frecuente en las tertulias de los españoles. Según el último estudio, realizado en 2015, por Unespa (Asociación empresarial del Seguro), estos contratos tienen una función protagonista en los sepelios en España, siendo un sector que se hizo cargo del entierro de 247.190 personas, ni más ni menos que el 57% de los fallecidos del país en ese año. Este seguro se considera, después del necesario para los automóviles, la rama con mayor influencia en España.

 

Los seguro de decesos, se encargan de dar cobertura a los gastos del sepelio, coronas, nichos, la gran mayoría cubre los gastos de traslado del fallecido, y todo tipo de coberturas.

 

Dentro de todas estas características mencionadas, existen variadas opciones a la hora de realizar la contratación de un seguro de decesos. A la hora de exponer un precio, por parte de la compañía aseguradora, se tienen en cuenta algunos factores.

 

Por un lado se tiene en cuenta el valor del servicio,es decir, el coste que va a afrontar la compañía a la hora de gestionar un entierro. Hay veces que no se entiende por qué las aseguradoras cuentan con un gasto de tres mil euros en un sepelio, cuando en la calle sin contar con un seguro puede contar con un gasto de cuatro mil o cinco mil euros, y esto se debe a la cantidad de entierros que abonan al año.  Además este porcentaje varía según los índices de precio de consumo que se dan en cada provincia, por lo que cada año se incrementa la cuota del seguro contratado.

 

Otro de los factores que tienen las compañías en cuenta a la hora de ofertar un seguro es la edad del asegurado, no es lo mismo empezar con un seguro a una edad temprana, que con sesenta años. En estas ocasiones las aseguradoras aprecian a la persona que lleva asegurada muchas más tiempo, además de la tasa con la que cuenta una persona más longeva.

 

Según estos factores, existen diferentes modalidades de pagos que cubren dichas necesidades, donde es lógico pensar que cuanto mayor es el asegurado más probabilidad tiene de defunción, con lo cual la cuota aumentará y la forma de abonar la póliza será diferente. Por todo esto se establecen diferentes modalidades de contratación según la cual se fijará la prima que el asegurado deberá pagar de forma periódica. Las formas más comunes son la nivelada y la natural, aunque existen otras formas de abono más actuales como la prima mixta.

Hay que tener en cuenta que la tasa abonada es un porcentaje que se adquiere para calcular la prima del seguro según las variables que se consideran, como hemos mencionado anteriormente, la edad, el tipo de riesgo y demás, ya que todo eso puede afectar a la prima a pagar.

 

En la modalidad nivelada, el asegurado paga una prima o cuota constante durante toda su vida, es decir, hasta que pueda ocurrir algún siniestro, teniendo que abonar, según la opción elegida cada semestre, trimestre o anual una cuota única pudiendo variar según el IPC, el índice de precio de consumo. Podrá ser más alta o más baja dependiendo de la edad con la que se contrate el seguro, siendo más baja en torno a los 18 años, y siendo más alta a partir de los 50 años, ya que a partir de esa edad hay un porcentaje mayor de accidente mortal o fallecimiento, aún así suele ser una cuota generalmente fija. Actualmente existe una competencia más atractiva entre las aseguradoras en está modalidad.

Este tipo de pago es uno de los más contratados, y por las características que aporta, un producto muy estable y conservador. Habitualmente, una vez que contratas una de estas pólizas se intenta mantener con la misma aseguradora para no perder la antigÜedad generada.

 

En la modalidad natural, el asegurado paga menos de jóven y más a medida que se va haciendo mayor. Resulta muy económica a edades tempranas pero sin embargo se vuelve realmente costosa a medida que entras en un rango de edad mayor. Hay que dejar claro que tu puedes cambiar el concepto o la forma de modalidad según te vaya interesando más.

 

La modalidad mixta es una mezcla entre la natural y la nivelada. En un principio se pagaría en función de la edad del asegurado y a medida que se cumpliese esa mayoría de edad donde el riesgo es mayor, que suele ser a partir de los 60 años, esa prima se vuelve constante.

 

Para terminar, las posibles cantidades a pagar en una póliza de decesos,  encontramos la prima única, que está destinada a personas que rondan la edad de los 65 a 70 años, también dependiendo de la compañía aseguradora. Se obtiene este seguro en un pago único y sin fraccionar.

 

Las compañías aseguradoras que se encuentran en iDecesos.com, cuentan con todas estas modalidades de pago, donde se comprueba al realizar una comparación de seguros, y así adquirir la que más se ajuste a nuestras necesidades.

 


Aseguradas/os
Aseguradas/os
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, recoger información estadística e incluir publicidad. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.
Política de cookies +