Seguro de Decesos y vida

Tanto los Seguros Decesos como los Seguros de Vida están destinados a cubrir las necesidades de las familias en caso de fallecimiento de un familiar, sin embargo, presentan cuentan con algunos detalles como por ejemplo los motivos de contratación que hacen que sean diferentes.

Estos dos seguros coinciden en muchos aspectos, hasta el punto que a menudo se confunden. Uno de los aspectos en los que coinciden que es ambos están destinados a ayudar a las familias en caso de fallecimiento de familiar. Además ambos seguros comparten alguna prestación como por ejemplo la asistencia telefónica o la repatriación del cuerpo, en caso de que fuera necesario.

Sin embargo, a pesar de que cuentan con una amplia gama de similitudes, ambos tienen aspectos que hacen que sean seguros diferentes. En primer lugar las personas que contratan un Seguro de Deceso buscan que la compañía aseguradora lleve a cabo una actividad que ellos no desean hacer días posteriores al fallecimiento mientras que aquellas que deciden contratar las Pólizas de Vida tienen como objetivo principal una compensación económica. Otra de las diferencias destacables entre estos dos seguros, que aparentemente podrían resultar iguales, es la mayor amplitud de garantías opcionales que presentan los Seguros de vida. Por ejemplo aquellos accidentes que desemboquen en la invalidez del cliente los Seguros de Vida sí los cubrirán mientras que los Seguros de Decesos no.

Por otro lado también se encuentran diferencias a la hora de la contratación de los estos seguros. Las pólizas de Vida por su parte no permiten la contratación de personas menores de 14 años, sin embargo los Seguros de Decesos sí.

Además, aunque pueda resultar extraño, también se diferencia el proceso que se debe de seguir para comunicar el siniestro. En el caso de las los Seguros de Vida el tomador, el asegurado o el beneficiario dispone de 7 días hábiles para la comunicación del siniestro, en el caso del Seguro de Decesos, no importa no importa quién sea el encargado de ponerse en contacto con la compañía aseguradora para dar parte del siniestro.

De esta manera comprobamos que, a pesar de que cuentan con una finalidad principal que es ayudar a los familiares en el caso del fallecimiento de un familiar, presentan diferencias que hacen que hablemos de seguros distintos.

SEGURO DECESOS VIDA

A menudo se tiende a confundir los Seguros de Decesos con los Seguros de Vida ya que ambos se activan tras el fallecimiento de un familiar o ser querido, sin embargo, a través de este post veremos que presentan claras diferencias. La principal diferencia entre ambas pólizas es que el Seguro de Vida ayuda a sus clientes a través de cuantías económicas y los Seguros de Decesos se encargan de proporcionar un servicio de sepelio y tramitación burocrática. Vamos a desgranar estas dos pólizas para ver cuál es su funcionamiento.

La póliza de decesos basa su funcionamiento en ofrecer a sus clientes diferentes coberturas que garantizan tu tranquilidad y la de los tuyos en los días de luto. Las principales coberturas que ofrece este seguro es proporcionar un amplio servicio de sepelio, así como, financiación de los gastos que suponga el mismo y tramitación de las gestiones burocráticas inherentes al duelo. También se encargan de ofrecer un servicio de repatriación, es decir, la compañía aseguradora se encargará del traslado del fallecido a su lugar de origen y de la financiación del viaje de un acompañante.

La prima de las pólizas de decesos se fija en función de las coberturas contratadas y la edad del asegurado. La cuantía está destinada a cubrir los costes funerarios por lo que el coste a pagar por el asegurado podrá sufrir actualizaciones como consecuencia del importe de la funeraria. Además el cliente podrá elegir entre diferentes modalidades de prima (Única, Nivelada, Natural, Mixta, Semi-Natural) en función de la que más se adapte a sus necesidades. Sólo la Prima Única no está expuesta a sufrir variaciones por los costes de los servicios funerarios.

Por su parte, el Seguro de Vida, fundamenta su trabajo en proporcionar a los clientes una cuantía económica que les permita afrontar aquellos problemas que puedan surgir tras el fallecimiento de un familiar. Las pólizas de vida no ofrecen un servicio de sepelio ni se encargan de la tramitación burocrática, están pensandos para ayudar a los asegurados a través de coberturas económica.

Los clientes que decidan contratar la póliza de vida tendrán libertad a la hora de elegir el capital contratado y en función del mismo la compañía aseguradora fija la prima. Esta prima solo variará si el cliente decide reducir o aumentar el capital contratado.

En los seguros de vida el asegurado, el beneficiario o el tomador será el encargado de la comunicación del siniestro en un plazo de 7 días. En el caso de los seguros decesos no importa quien realice la comunicación del siniestro.

Otra de las principales diferencias entre ambas pólizas es la edad de contratación, es decir, en el caso de los seguros de vida no se podrá incluir a personas menores de 14 años mientras en los seguros de decesos se puede incluir a personas de todas las edades.

En definitiva, si usted está pensando en contratar un seguro que se encargue de proporcionar ayuda tras el fallecimiento de un familiar tendrá que elegir entre pólizas de vida o de decesos. Si necesita recibir ayuda económica, el seguro que usted busca es el de vida mientras que si desea recibir ayuda para organizar el sepelio y solucionar los trámites burocráticos no dude en contratar un seguro de decesos.

Páginas relacionadas